Publicado el

Preparación Chasis MR03 para competir NIVEL 2

 

NIVEL 2
 
Una vez que nuestro Kyosho Mini-Z MR03 ya dispone de las opciones que nos permiten llevarlo por donde queremos (piezas recomendadas en el Nivel 1), es hora de plantearnos la posibilidad de empezar a competir con nuestro pequeño bólido. Nos referimos a competir, o bien contra otros pilotos, o contra el cronómetro.
Es evidente que por muy fácil que parezca esto de los Mini-Z, sin unas buenas sesiones de entrenamiento para acoplarnos a nuestra máquina, y unas mínimas opciones que nos permitan mejorar el comportamiento en pista del coche, la posibilidad de empezar a competir con nuestros Z no sería viable.   
Para seguir opcionando nuestro Mini-Z, pensando en la competición, deberemos incidir en:
1-      La resistencia de algunas partes del coche. Hay que asegurarnos que no vamos a romper nada en carrera.
2-      La posibilidad de seguir mejorando la puesta a punto del coche y montando opciones que nos permitan aumentar el número de ajustes y reglajes.
Así pues, en este segundo nivel de preparación del Mini-Z MR03, montaremos piezas cuyo objetivo será doble. Por un lado robustecer  algunas partes del coche, y por otro que nos ayuden a mejorar la performance del bólido en pista.
Igual que hicimos en el Nivel 1, iremos por partes. En este caso, las dos primeras piezas que os proponemos, forman parte del grupo de opciones para fortalecer el chasis MR03.
 
 
Instalar esta opción en nuestro coche nos permitirá varias cosas. De entrada robusteceremos la dirección y evitaremos roturas en golpes o impactos. Estas manguetas que os proponemos también nos permitirán bajar la altura del chasis en la parte del tren delantero, por lo tanto, bajar el centro de gravedad del coche (mayor velocidad en el paso por curva y menor riesgo de vuelco) y también podremos acceder al King Pin (eje por el que transcurre la mangueta) para lubricarlo desde el interior de la mangueta (podéis ver el corte transversal en el centro de la mangueta).
Además, el casquillo de nylon que incorpora la mangueta y por el que desliza el King Pins, reduce la fricción entre la mangueta y el eje y suaviza el movimiento de suspensión del tren delantero.
Como podéis observar, en el chasis MR03, cuando hundimos la suspensión delantera, variamos el ángulo de incidencia de las ruedas sobre el suelo (a este efecto le llamaremos caída o camber.)
 
2 –  Barra de dirección para Mini-Z MR03 (Ref. MR3019S)
 
Una vez hemos cambiado las manguetas en nuestro chasis, deberemos también cambiar la barra de dirección. A parte de las ventajas que la barra de aluminio nos ofrece, sustituir la barra de plástico original por una de aluminio por que no es aconsejable que los pequeños pins de las manguetas de aluminio trabajen contra los orificios de la barra de plástico (ante los impactos, los orificios de plástico de la barra siempre tendría las de perder).
Además de robustez, con una barra de dirección opcional, lograremos también modificar la geometría del coche. Si os fijáis, las barras de dirección del MR03 se dividen en estrechas/anchas, y disponen de diferentes grados de convergencia (toe in)/divergencia (toe out) respecto al sentido de la marcha.
La carrocería que usemos nos “obligará” a montar una barra de tipo  larga o estrecha. Igualmente, elegir una barra divergente o convergente también modificará el comportamiento y la estabilidad de nuestro Mini-Z.
Si queremos una conducción estable y muy precisa sobre todo en línea recta, montaremos barras de dirección divergentes. A mayor divergencia más estabilidad, pero a su vez, perderemos entrada en curva. Si por lo contrario, nuestro coche ya es suficientemente estable en línea recta, podemos montar barras de dirección con diferentes grados de convergencia. Las barras del tipo convergente harán que nuestro coche sea más nervioso, inestable en la recta (tendremos que ir corrigiendo la trayectoria), pero mucho más rápido al entrar en curvas.
 
 
 
Una vez que nos planteamos empezar a competir y sacarle el máximo partido a nuestro chasis, necesitaremos disponer de unas piezas que nos den más control sobre algunas partes del coche. En el Nivel 1 cambiamos las placas de suspensión (T’s) originales de plástico, por las de fibra. Si os fijáis, cuando estas basculan lateralmente, vuelven a su posición inicial muy rápidamente, sin control, con mayor o menor fuerza dependiendo de la dureza de la placa. Este retorno tan rápido puede causar rebotes en el tren trasero, y por consiguiente pérdida de tracción.
La fricción de los discos de suspensión nos ayudará a suavizar el ímpetu en la torsión de estas placas de fibra (T’s), enlenteciendo el movimiento de basculación del eje trasero.
Mediante este kit de suspensión podremos ajustar la fuerza de fricción de los discos (montando muelles de diferente dureza) y por consiguiente, la velocidad de torsión lateral del tren trasero.
Jugaremos con la dureza de las placas de suspensión (T´s) y la dureza de los muelles de la suspensión de disco para lograr el tacto óptimo en el tren trasero para la superficie en la que compitamos.
 
4 – Bancada de motor 94 y 98 (Ref. MR2295S)


 
La bancada de motor es una de las piezas imprescindibles en la lista de opciones para montar en nuestro Kyosho Mini-Z. Una de las ventajas del MR03, bajo nuestro punto de vista, es que la parte trasera de este nuevo chasis es idéntica a la de su predecesor, MR02. Por lo tanto, las piezas que nos valían para el MR02, las podremos montar en el MR03, incluida la suspensión de disco.
La bancada de motor tiene básicamente dos funciones. Robustecer el bloque trasero, y facilitar el anclaje del motor al chasis. Utilizando estas bancadas, el microajuste entre el piñón de motor y la corona del diferencial es totalmente preciso y muy fácil de proceder. Otras características que nos ofrecen estas bancadas de motor en aluminio, son:
  • La posibilidad de regular la altura del brazo que soporta los discos de fricción.
  • La posibilidad de subir o bajar el eje trasero mediante el uso de las excéntricas  que se entregan con la bancada, con lo que afinaremos todavía más la altura del coche.
  • El motor ataca directamente sobre la bancada, por lo que además de aligerar todo el conjunto, el contacto de metal con metal ayuda a disipar temperatura del motor. Además, que el hecho de que el motor vaya “colgado”  sólo por un lado, sin ningún tipo de cierre, también ayuda a refrigerarlo.
  • Esta bancada en concreto, nos permite montar tanto carrocerías de 94mm como de 98mm de batalla, eso sí, siempre en posición de motor MM (Medium Motor).    
 
5 – Motor Pn Racing Speedy 07 (Ref.111550)

Para empezar a competir con nuestro Mini-Z es evidente que deberemos montar un motor con mayores prestaciones. El motor de serie, el que viene con los Mini-Z originales, está muy bien para comenzar, pero carece de algunas características imprescindibles para la competición.
Un motor como el que os proponemos en este apartado nos permitirá montarlo en bancadas opcionales (lleva los agujeros frontales para ello), también podremos cambiar los carbones cuando estos estén gastados, sin tener que cambiar el motor entero.
El hecho de llevar rodamientos también ayuda a reducir el consumo de batería y a alargar la vida del motor. Un motor de estas características, para usar con las electrónicas originales, sin modificar, nos dará un rendimiento mucho mayor al motor original. Tendremos más velocidad punta, y más salida.
Otra ventaja de usar motores de este tipo, es que una vez nos decidamos a modificar la electrónica (montando sistemas multi FET) podremos seguir utilizando este mismo motor, con el consiguiente aumento de prestaciones.
Recomendamos el uso de motores de este tipo, polivalentes, que tanto pueden ser usados con electrónicas originales, como con electrónicas modificadas.