Publicado el

Carrera Salon de Motor 05

 Como es costumbre en el mundo minizetero, algunos de los preinscritos se dejaron ver ya el sábado por el circuito, una pista de moqueta ferial verde montada para la ocasión y delimitada con manguera, y como también es costumbre, reinó durante todo el fin de semana un magnifico ambiente de camaradería entre todos los presentes, que por cierto, no fueron pocos. En principio la organización contaba con 40 preinscritos, pero entre los que fallaron a ultima hora y alguno que sufrió una avería en su coche escala 1:1 en el trayecto, al final fueron 30 los participantes, una cifra nada despreciable que se acerca a las inscripciones de una prueba del Nacional y supera a casi cualquiera de un Regional, por poner algunos ejemplos.
 La pista, como ya he comentado, era de moqueta ferial, una superficie poco corriente hoy en día para una prueba de estas características, dado que actualmente parece que las pistas de oxiron han ganado mucho terreno en este sentido. El trazado era muy rápido, los motores de mucha estirada se dejaban llevar con desarrollos largos, de hecho, aproximadamente un 20 % del circuito era “gas a tope”. Por el contrario, en la zona central existía una sucesión de curvas no tan rápidas, pero para nada lentas y una chicane terminada en una horquilla de derechas de 180º súper estrecha, la única zona lenta del trazado, que te llevaba a una semirrecta de ancho medio que enlazaba mediante una amplia horquilla de 180º a izquierdas para tomar la larga (casi 10 metros) y ancha (150 cms.) recta principal, de vértigo. Todo esto unido al peculiar agarre de la moqueta, con sus derrapadas suaves en las curvas rápidas, hizo que la prueba se convirtiera en un autentico espectáculo de cara al publico existente, que incluso llegaba a jalear a sus favoritos.
 Después de la primera ronda de clasificatorias, ya quedo bastante claro quien rodaba muy rápido y quien no tanto, se pudo ver a un agresivo Javi Lama rodar con un McLaren F1 de una manera vertiginosa, lo cual no sorprende a los que conocemos al sevillano, puesto que siempre ha sido muy rápido, la sorpresa aparecía cuando levantaba la carrocería a su coche en el box, y dejaba ver que llevaba un Iwaver 02 con ESC de la misma marca, y os aseguro que el coche iba perfecto y muy rápido. También pudimos ver rodar muy rápido y seguro, siempre por la trazada, al piloto local Rafa Calvo, que demostró estar en una forma impresionante, y a un no menos rápido Francisco J. Montilla, que con solo dos mangas tuvo suficiente para marcar el 3er mejor tiempo de las clasificatorias, lastima que por motivos personales no pudiera quedarse a correr su final. Pero lo que de verdad hacia palidecer al resto de pilotos y provocaba revuelo entre el publico asistente, era el paso del coche de Alberto Sanz, el madrileño dio un autentico recital de cómo se conduce rápido, limpio, por la trazada, sin tropiezos, sin nervios, y en definitiva, sin fallos. Desde la primera manga, dejo bien claro quien era el que mandaba en la pista.
 Y finalizando las tres rondas, las finales quedaron organizadas de la siguiente forma:

FINAL A:

1º ALBERTO SANZ

2º RAFA CALVO

3º FRANCISCO J. MONTILLA

Así a primera vista, en la clasificación se podían ver algunos descolocamientos básicos, como la falta de Javi Lama y Arturo Paz en la final A, pero con lo rápido que se rodó, muchos habituales se cayeron da la listas. Sorpresas como la 7ª plaza de Paco Almagro, piloto novel, pero que rueda a una velocidad de vértigo, o la caída de Javi Alanís y Pepe Varo hasta la final C, pero una mala elección de neumáticos en el caso del primero y diversos problemas en el caso del segundo, les relegaron a esa final a los dos.
 Y después de un breve descanso para comer, se dio el pistoletazo de salida a la final E, merecidamente ganada por José Luis Díaz, que realizo una carrera limpia aunque no exenta de sobresaltos, dando 48 vueltas en los 15 minutos que duro la prueba. Seguidamente, pudimos vivir una final D algo más rápida que la anterior, imponiéndose Jaime Sánchez al resto de participantes con un pilotaje tranquilo pero seguro. El granadino completó 58 vueltas. Llegamos a la final C, donde se pudo ver que  Javi Alanís se había reencontrado con su coche después de unas clasificatorias no muy convincentes por una mala elección de neumáticos, pero ahora con la elección correcta, se impuso en una final que a todas luces se le quedaba pequeña, completando 59 giros a la pista, 7 mas que el segundo clasificado en su propia final, a un ritmo vertiginoso. En la Final B, se impuso merecidamente Arturo Paz, como siempre, haciendo gala de una conducción impecable, muy limpia, pero en esta ocasión, yo diría que más rápida que de costumbre. Por detrás de Arturo, se coloco Javi Lama, con su rápido Iwaver, pero tanta rapidez le indujo a cometer fallos que le costaron tanto el paso a la final A como la victoria en la final B. Y llegamos a la final de finales, un autentico espectáculo de velocidad sin limite, conducción de calidad y un sin fin de calificativos mas que se me vienen a la cabeza pero no caben todos en este articulo. Solo había 5 coches en pista, debido al abandono de Francisco J. Montilla, propiciando este hueco en la parrilla que en la pista hubiera mas espacio entre coches para disfrutar. Nada mas darse la salida y completar una vuelta, los coches se colocaron en fila india y rodaban todos al mismo ritmo durante algunos minutos, por supuesto Alberto Sanz era la referencia, forzando una marcha que realmente daba miedo, el publico jaleaba a los pilotos, y comenzó la acción. Rafa Calvo comenzó a tener problema de interferencias, de los cuales desconocemos los motivos, aunque eran en sitios muy concretos de la pista, circunstancia que sus “enemigos” aprovecharon para hincarle el diente, y lanzar el ataque para lograr la cabeza de la carrera, pero para entonces, Alberto ya estaba en otra galaxia. El mas limpio: sin duda Alberto Sanz, el más rápido: sin dudar nuevamente, Rafa Calvo. Al final, cuando Rafa pudo despertar de su “letargo” interferencial, ya había sido superado por dos huesos duros de roer, José Maria Cano Padre y Luis M. Linares, aunque al final, tanto Rafa como Luis completaron 61 vueltas, Luis le saco una ventaja de 3 segundos que le valieron el podio.
 Y la clasificación de la categoría GT quedo como sigue:

 Acto seguido, y para agilizar la marcha de los que viajaban y no iban a competir en F1, se procedió a la entrega de trofeos de la categoría GT y al sorteo de los regalos. Para la ocasión se contaba con trofeos para los 3 primeros clasificados de la final A, como es costumbre, y además un pequeño trofeo “honorífico” a los vencedores de las respectivas finales restantes. En el apartado regalos, todos se entregaron por sorteo y hubo para todos, nadie se fue sin su regalo, y esto fue en parte posible gracias a la colaboración de los patrocinadores: Arthurman Hobby, Spin-RC y Technical Racing Products, que como de costumbre, cedieron amablemente mas de 200 € en regalos, demostrando una vez mas, quien se moja a la hora de promocionar y hacer subir esta categoría. También hay que mencionar los mas de 300 € que se gastó la organización del evento en trofeos y regalos, haciendo de esta carrera, una agradable experiencia para todos.
 Una vez realizado este acto de entrega de premios, se procedió a realizar la carrera de F1, como solo había 6 inscritos, se decidió por unanimidad de los participantes realizar una Manga/final única, a 10 minutos, saliendo los seis coches en línea, para lo cual no hubo problema por el ancho de pista existente. Desde la salida, Rafa Calvo volvió a ser el más rápido, pero una clavada de alerón en la manguera le frenaron y le relegó a la 6ª plaza, teniendo que pelear duro para remontar, pero para ese momento, Arturo Paz ya se había hecho fuerte en la 1ª posición, de la que nadie pudo moverle.

 Al final la clasificación quedó así:

1º. Arturo Paz   38  vueltas
2º. José M. Lorenzo Jr.  38 “
3º. Rafa Calvo   36 “
4º. Jorge Fernández   29 “
5º. Abel Gutiérrez   28 “
6º. Raúl Recio   24 “

 Después de la F1 se procedió a la entrega de trofeos de esta categoría, que aun no goza de la afición que se merece, por lo bonito y espectacular que resulta una de estas carreras.
 Y aquí finaliza la crónica de la que ha sido el 1er Campeonato Mini-Z del Salón del Motor de Córdoba, y que si la organización sabe repetir el saber hacer de esta ocasión, no dudamos que no será la última, ¿quien sabe si con el correr de los años, esta prueba no se convierte en un clásico?

Francisco Javier Alanís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *