Publicado el

Preparación Chasis MR03 para competir NIVEL 3

 

NIVEL 3
 
Las opciones que detallaremos en el Nivel 3 sólo tienen sentido después de haber preparado tu máquina de carreras como hemos descrito en los 2 niveles anteriores.
De nada nos va a servir montar opciones del Nivel 3, si antes no hemos mejorado nuestro coche con piezas básicas aunque imprescindibles, y paralelamente hayáis incrementado vuestro nivel de pilotaje en el circuito.
Los pilotos que ya habéis probado el mundo de la competición en Mini-Z, habréis experimentado un importante cambio cualitativo en la concepción de lo que es el Mini-Z. Competir exige preparación, tanto de nuestras máquinas como en lo que se refiere a nuestras habilidades (practicar), habilidades que cuando uno ya está compitiendo, adquiere casi sin darse cuenta.
Si en el Nivel 1 hablábamos de piezas imprescindibles en cualquier Mini-Z, ya sea para competir o no, en el Nivel 2 os describíamos opciones que mejoraban notablemente el rendimiento de nuestro coche y lo robustecían ante golpes, impactos y lances de carrera, ahora, en el tercer nivel, os proponemos las piezas que os ayudarán a refinar vuestras puestas a punto y os posibilitarán disponer de los coches más competitivos.
 
1 – Amortiguador Central (Ref. MR2161)
 
 
Las suspensiones de disco de fricción como las que os recomendamos en el Nivel 2 nos permiten regular tanto la basculación lateral del tren trasero, como la flexión de la placa de carbono (lo que sería l apropia suspensión). Por un lado controlamos los movimientos laterales del tren trasero en el apoyo del paso por curva, y también suavizamos los rebotes causados por las irregularidades del piso, así como por aceleraciones y frenadas.
Depende del tacto que hayamos dejado en nuestra suspensión de disco, nos podemos encontrar que ésta retorne muy lenta a su posición inicial, dejando nuestro coche con el tren trasero un poco forzado, hundido. Para evitar este efecto, y para poder ajustar a nuestro gusto la fuerza del movimiento longitudinal del bloque trasero, podemos montar suspensiones centrales como la que os proponemos, y que trabajarán en combinación con los discos de fricción.
De suspensiones centrales hay varios modelos en el mercado, algunos incluso con aceite. Nosotros hemos elegido este porque nos permite regular por separado el tacto de compresión y el de extensión. 
A mayor precarga del muelle que regula la compresión del amortiguador, tendremos más grip en el tren delantero y perderemos algo de estabilidad en el tren trasero.
Además, para precisar al máximo el ajuste de esta suspensión, disponemos de un kit de muelles opcionales, con diferentes durezas (Ref. MR2162).
 
 
En general, las piezas que hemos ido montando en nuestro chasis nos hacen aumentar el control sobre el mismo. Por lo tanto, además de sustituir el motor que ya cambiamos en su día (Nivel 2) por uno mucho más potente, ahora, podemos modificar la electrónica de nuestro coche, incorporando FETs más potentes.
No podríamos montar motores muy potentes, sin antes sustituir los FET originales (que están pensados para “aguantar” una potencia determinada, inferior a la que los motores grandes exigen). 
Sólo cambiando los FET, montando como mínimo 2+2, ya notaremos un importante aumento de potencia en nuestro motor. Luego, después de adaptarnos a esta nueva entrega de potencia, podremos montar un motor de máximas prestaciones.
Para proceder al cambio de los FET necesitaremos destreza, instrumentos (soldador de alta temperatura y punta muy fina, estaño, pinzas, lupa, etc.), y mucha paciencia.
La estructura 2+2 hace referencia a montar dos columnas de dos FET cada una. En el caso de las nuevas electrónicas de Kyosho, las de 2,4Ghz, los FET van montados de 2 en 2, en ambas caras de la placa electrónica, por lo que no hace falta montarlos en forma de torre.
Hay motores, como el Atomic Chili, que tienen un consumo tan elevado que requiere mayor número de FET. En ese caso montamos mínimo 3+3 FET.
 
 
En este último nivel de preparación de nuestro bólido y después de haber modificado nuestra electrónica con los FET opcionales, podemos plantearnos equipar nuestro chasis MR03 con un motor de altas prestaciones.
Hacemos referencia a motores que giran alrededor de las 40.000rpm, y que además disponen de una aceleración y de un freno motor muy superior al de los motores convencionales.
Básicamente se utilizan para competición. Tened en cuenta que no en todos los circuitos se pueden montar motores de este tipo. En muchas ocasiones, llevar un motor desbocado nos hará ser más torpes y llegar siempre pasados a las curvas, gastar más batería y más gomas.
En este punto de nuestra recomendación, es imprescindible que el piloto pruebe cosas y realice diferentes ajustes en su coche para conseguir el setting que necesite. Una de las pruebas a realizar  antes de disputar cualquier competición es la elección de motor. Potencia, consumo, velocidad punta, freno motor… todo ello ha de estar en consonancia con nuestra puesta a punto y con las condiciones de la pista (longitud, grip, etc.).
Una última recomendación a la hora de montar un motor opcional de altas prestaciones, es la de recortar ligeramente los terminales de los cables de motor que atornillaremos a la placa electrónica. De este modo evitaremos que los terminales hagan contacto con los componentes de la propia placa electrónica, y se crucen.
 
 
Para conseguir una mejor rigidez y evitar movimientos no deseados de las placas de fibra de suspensión trasera, montamos este soporte en aluminio. El soporte va atornillado al chasis, con dos tornillos, y las placas de fibra se atornillan a esta pieza, no al chasis, mediante otros dos orificios.
 La longitud de esta pieza junto con sus anclajes hacen la placa T quede sujeta de forma mucho más consistente. Además, el hecho de utilizar tornillería de paso métrico nos permite apretar mucho más los tornillos que sujetan la T sin miedo a pasar el plástico.
 
5 – Giróscopo (4548565144426).
 
 
Por ahora, sólo los  chasis MR03 (y los pequeños Dnano) disponen de la posibilidad de montar este dispositivo. Se conecta directamente a la placa electrónica, y actúa como una especie de control de tracción, controlando la entrega de potencia y la dirección de nuestro vehículo.
Cuando el giróscopo detecta que la posición del coche, al salir de una curva, por ejemplo, no es la correcta,  corrige automáticamente la posición de las ruedas delanteras, a la vez que reduce la velocidad, por mucho que nosotros apretemos el gas a fondo.
Como sabéis, las electrónicas del tipo ASF que trabajan a 2.4Ghz, disponen de un software para poder ajustar algunos de sus parámetros. Una vez conectado el Giroscopio, podremos regular la sensibilidad del dispositivo, mediante dos parámetros.
ST Gain – Cantidad de giro intervenido por el giróscopo.
TH Gain – Cantidad de velocidad que el giróscopo controlará cuando actúe.
Es evidente que en circuitos con mucha tracción este componente no tiene mucho sentido, pero en circuitos con un agarre comprometido no s ayudará a ser mucho mas regulares en el vuelta a vuelta.
 
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *